miércoles, 20 de julio de 2016

todo lo que no hablé pero dije

Todas esas cosas que nunca hablé
pero las dije
tal vez sola en la ducha
tal vez antes de dormir
tal vez mientras voy andando

son diálogomonólogos que resuelven todos los tiempos
pasado, presente y futuro
resumidos en un par de frases
con el ceño fruncido a veces
o una lágrima
o una sonrisa
o una buena cara de nada y de todo.

Las escribo
en un papel, servilleta o anotador
en cualquier lado que me escuche
aunque y para que nadie me lea

es que si no escribo me muero ahogada
es que si no las digo quedo en un replay 
como una tonta escena en un teatro
en la que dirijo y actúo y no puedo llegar al segundo acto

y aunque el espectador nunca llegue
a esa función perpetua
llena de fiebre
de estreno
cuando escribo concluye
cuando escribo me libero
cuando escribo te libero.

viernes, 1 de julio de 2016

Un julio para nosotros

No te sorprendas cuando digo
que entre página y página 
de tu historia y la mía
hay un mensaje directo
pero también siempre leímos entre líneas

Que esa tapa celeste profunda
Y también de oro y rizada
fue sólo una razón más para leerte
pero tus mil y un cuentos que aun no termino
Son mi desenlace

Y es que hacer un Cortázar nuestro
Debería ser natural
Porque sos el fuego
Siempre
Y todos los fuegos, también

jueves, 9 de junio de 2016

Ola

Desde la mañana ruge
Desde lo profundo surge
Lo escucho dormida
Y aún si lo intento, no lo puedo evitar

Él es como una ola
Si estás en su camino
Te empuja con fuerza
No lo podés parar

Su mirada invita
Es un cielo despejado
Su sonrisa obliga
Una brisa cálida pero sin calor

Es que él es una ola
Me lleva consigo
Me hace parte del mar
Y yo no lo quiero evitar

Es un lunes feriado
Un sábado soleado
Un café a las ocho
En un julio escarchado

Es el paisaje perfecto
Huele a libro recién abierto
Es un jazz improvisado
Y conmigo quiere bailar


 Él es mi ola
Mi cresta, mi fuerza
Mis revoluciones invisibles
Mi marea en el viento
Y en el
Yo me quiero ahogar

miércoles, 13 de abril de 2016

Un abrazo armadura

Cuando me abrazas por la espalda
recostados
entre despierto y dormido
tal vez, más dormido que despierto
Atrayéndome a vos
reposando tu cabeza sobre mis hombros
apoyando tus sueños en mí

Y desde las cabezas a los pies 
nuestra piel se vuelve una piel
Somos un ser de cuatro brazos y cuatro piernas
Dos cabezas que entrelazadas, no se sabe
por dónde empiezan y por dónde terminan

Y con un suspiro sé que dormís
Y con un abrazo sos mi paz
Y con ese atraerme a vos
Y volvernos uno desde tu espalda hasta mi pecho
acunada entre tus brazos

Sé que te voy a proteger siempre
hasta cuando duermo
Y sé que es mi mayor misión
defenderte de todo lo de este mundo
y también del de los sueños
Y es una dicotomía tan grande que seas mi fortaleza
y mi debilidad

Así en ese acto dormido, inconsciente
Resumís mi rol 
Tu escudo y armadura
Para siempre estar entre vos y el mundo
Lista para recibir cualquier cosa
Para protegerte.

viernes, 28 de agosto de 2015

Extracto abstracto

Abstractos son. Los sentimientos. 
Pero no porque no se puedan tocar.
Tienen algo.. más. Más abstracto que la abstracticidad 
de lo intocable
de lo intangible
O aquello que simplemente no tiene forma física.

Hay algo abstracto en los sentimientos

que está en la facultad de trascender
en tiempo o en espacio.
A través de un recuerdo
de una lectura fuerte
o de un potencial
de un gusto
de un olor.
De eso.

Es moverse

mil millas
Es viajar a un momento
Como si nada
como si todo
siguiera estando.


Entonces vuelvo a vivir mi infancia.

Puedo sentir
Los olores y las risas
los platos y esas miradas.
Pasto, pileta, pelota, ese chicle, los juegos.
Las chicharras, de verdad, también las escucho.
Y los que estaban.

Y nos volvés a abrazar.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Yo no


Ella respondió "yo no". Él cesó de respirar durante unos segundos que fueron eternos. 

Y luego de esa eternidad, los dos volvieron a nacer. 

lunes, 21 de octubre de 2013

No hay distancia

te vi en la sombra de un tren 
tan real como si tuviera cuerpo. 
te vi en la estrella más lejana 
y te escuché hablarme.




 y aunque no exista la distancia 
y no tenga a dónde escribirte, 
sé que estás conmigo
 en cada color, en cada palabra. En este dolor.




 te vi en ese atardecer.
 en silencio lo admirabas.
 y sentí pasar tu mano sobre mi hombro 
con el venir de una brisa. 




 no sé a dónde estás 
pero no necesito buscar para encontrarte. 
todavía robás mis libros 
para que sepa que me estás cuidando. 




 reís conmigo, me escuchás también.
No lloro sola.
quiero contarte tantas cosas. 




 en silencio, invisible, te siento 
me contás los mismos cuentos.
me das las mismas miradas.





 estás tan cerca, no hay distancia.



lunes, 7 de octubre de 2013

Andábamos sin buscarnos

Tenían un acuerdo tácito de no agresión; pero sobre todo, uno declarado de no amor.

Creían que el otro lo buscaba, pero más creían en no buscar al otro. Aunque miraran cada cara que los rodeara en esas estaciones, y aún creyendo que tal vez por casualidad o causalidad se encontrarían, jamás pensarían en buscarse. 

A veces, te encuentro en la espalda de alguien que camina, algo apurado, mirando al suelo cuando pisa con la derecha, al horizonte cuando va con la izquierda. Y te pierdo cuando se da vuelta, y no sonreís.

jueves, 30 de mayo de 2013

Mareo

Pasó cuarenta y cinco minutos acostada en la bañadera, con el duchador apoyado sobre su pecho. El agua caliente le relaja el cuerpo y le permite pensar con más libertad. La hora del baño es una de las pocas que pasa sola del día. Es su hora más egoísta. Sólo piensa en ella, o en su defecto, en nada. Ella y su día. La música que le gusta. Ella y el mundo. Nada. Ella y los que la rodean. Los que no. Lo que evita pensar durante el día. Ella y lo que quiere hacer. Mente en blanco. Ella y su vida.

Recordó la última vez que no lo había hecho sola. Le avergonzaba admitir que, aunque le gusta bastante ducharse con otra persona, siente un poco de vergüenza cuando lo hace, pero se lo deslizó igual. No le preocupaba demasiado su opinión, y estadísticamente, era muy difícil que volviera a cruzárselo. Que te da cosa que te vea duchándote? Te olvidaste de todo lo que acabamos de hacer? El argumento tenía sustento. Vos no entendés. Desde que tengo uso de razón, siempre que tuve sexo, fue con otra persona. Pero durante años y años, siempre que me bañé, fue sola. Por eso, me da cosa que me veas ducharme.

La invadieron ganas casi incontenibles de tomar café. Qué placer tomar un café en la ducha. Sonrió extasiada. Quiero salir y tomarme un café. Cortado, pero cortado un poquito. La vida es muy corta para tomar café barato, le gusta esa frase. Cerró los ojos, para escuchar mejor. El tap tap en la ducha. Se imaginó en Londres. Soñar es gratis, pensó primero, y qué frase tan cliché, después. Se vio como en tercera persona, mirando hacia afuera, desde un ventanal, hacia el Támesis. Qué feo pasar una lluvia sola, reflexionó, y no nadando entre sábanas, abrazada entre piernas. Esas son las mejores lluvias.

Siguió recostada un momento más, sin abrir los ojos. Se dedicó a pensar en todo lo que pateó durante el día, todos los temas que aplazó, como si los hubiera metido en una carpeta para cuando tuviese más tiempo. Respiró profundo.

Cuando al fin se incorporó, lo hizo algo mareada, como si todo le diera vueltas, y recordó el accidente, sólo unos meses atrás, cuando volcaron y realmente todo dio vueltas, mientras la camioneta giraba sin control sobre el ripio. Esto no se parece a cuando todo da vueltas. Esto es sólo un mareo. Cerró el grifo, se escurrió el pelo, y hundió su sonrisa en la superficie mullida de la toalla.


domingo, 19 de mayo de 2013

Domingo

Vuelve a arrastrarse el ancla sobre la arena
cuando ya pasó una vez.
O más. No sé.
Deja una nueva marca.
Y la arena no vuelve a su misma posición.

Es que las huellas de anclas no son invisibles.
Y menos. 
Si son de un crucero transatlántico. 
Haciendo turismo local. 
Siete días por semana.

Vuelve a pasar la pluma.
Es la misma tinta.
Sobre la misma hoja.
Se pasa para el otro lado.
Sangra tinta el reverso de la hoja. Mancha.

Y en algún punto, creo que el ancla en la arena
es lo mismo que la pluma sobre la hoja.
Dejando la evidencia de tu paso.
La tinta me permite releer tus palabras.

La hoja se puede dar vuelta. Aunque se trasluzca.
Porque ya no queda arena virgen en esta costa.
Y el turismo emocional
Acaba de ponerse de moda.