jueves, 29 de noviembre de 2012

Caída estoica y sin estilo


Me apuré a dar vuelta a la esquina mientras él todavía cruzaba la calle en dirección contraria, de espaldas a mí. Soy torpe caminando en tacos, y no quería demostrarlo con tanta alevosía. A veces camino más atrás, para contar con un poco más de anonimato. Es que los atropellados nos sentimos siempre en observación. Como si cada metro recorrido fuera una prueba y estuviese siendo registrado, un Truman Show a cada paso. Y las veredas de Buenos Aires, minadas de baldosas flojas, pozos, y las caquitas de perro que señoras y paseadores parecen ignorar con una destreza sobrecogedora, hacen de cada cuadra una hazaña digna del más hábil aventurero. 

Casi había terminado de recorrer la forma redondeada de la ochava. Uno espera que la oscuridad de la noche tape un poco los traspiés o acrobacias propias del Cirque du Soleil que hacemos para caminar casi en zancos y un vestido que apenas nos tapa el culo. Pero nada puede hacer una mujer en un Campari, que cae sin estilo al piso, justo cuando un taxi estrenando xenones frena en frente, para que suba él, el que recién caminaba en dirección contraria, el que vio toda mi tragedia desparramarse sobre ese cordón tan porteño. "Te doy una mano o te busco otro Campari?"

martes, 20 de noviembre de 2012

Y cuando todo el mundo se iba
y nos quedábamos los dos
entre vasos vacíos y ceniceros sucios,


qué hermoso era saber que estabas
ahí como un remanso,
sola conmigo al borde de la noche,
y que durabas, eras más que el tiempo,


eras la que no se iba
porque una misma almohada
y una misma tibieza
iba a llamarnos otra vez
a despertar al nuevo día,
juntos, riendo, despeinados.


Julio Cortázar
Después de las fiestas

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Gritar con cuerpo


Y el grito, cuando te inunda, es como el frío que te cala. Te incomoda, te molesta, te pega en la cara, aunque casi puedas jurar que no tiene cuerpo. Es que cuando te pega, cuando te estalla en la cara, tiene cuerpo. Como el recuerdo, que te acaricia en el pasado, y te acaricia en el presente.

martes, 30 de octubre de 2012

Frío


El frío tiene siempre el mismo gusto. El hielo, la nieve, una cuchara helada. Una lata de coca bien fría,  el telgopor que se queda pegado al helado, hasta la lluvia. Lo único que estando frío no tiene ese gusto amargo a metal, son los labios. No importa qué tan fría sea la noche, los labios siempre saben bien.

sábado, 27 de octubre de 2012

INSOMNIO


Caminé unas veinte, tal vez treinta cuadras. Son las doce de la noche, a veces es la mejor hora para pensar. La calle está oscura y silenciosa, casi no hay gente. Pasan algunos autos, me desconcentran un poco, sus ventanas cerradas me recuerdan el frío que hace, y yo en mi short de dormir, y un sweater de hilo. Mi imagen es tan absurda como tu presencia.
Tengo ganas de gritarte en el medio de la calle, aunque no estés, y seas la única persona que no escuche. Es que nunca escuchás, y cuando llego al límite, parece que estoy loca, estallo por una estupidez. Es que un edificio con cimientos flojos no necesita estar en un epicentro de 8 puntos Richter para perder la estabilidad.
Unknown caller. Sé que sos vos aunque bloquees tu número, quién más me va a estar llamando a las doce y cuarto, cuando sabés que estoy caminando sola por esta ciudad en la que nos movemos con tanta precaución, sin atenderte, sin un peso encima, y casi sin batería. No me importó nada cuando salí de tu casa, regalale todas mis cosas a tu vieja, no me importa. Yo hoy quiero llegar a cualquier lado que esté lejos de mi mente.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Time, nice and mysterious word

El tiempo es viento entre los dedos, no se sostiene, no se agarra, no es de nadie, no vuelve, no siempre se percibe, y de repente puede dejar de soplar.

sábado, 25 de agosto de 2012

Grito


Estalla y ves el grito en la pared. Es como si se rompiera en mil pedazos.
Pero es un grito.
Y se desparrama.
Lo creo, lo genero, lo gesto, lo estimulo, pero cuando trato de callarlo, explota, toma vuelo, y ya no es mío, no solo, es tuyo también, creció en mí con tu genética. Y un grito que tiene tu cara no puede ser mío solo.
Pero los demás no le ven la cara.
Casi.

lunes, 16 de julio de 2012

Justo cuando parecía que la tinta podía ser la propicia, la pluma empieza a borrarse.

sábado, 14 de julio de 2012


Esta manera de creer
histéricamente en lo que
sé en el fondo que no es cierto.
Y tan ridículamente novelesca
y cómicamente trágica
la forma de esperar que llame
aún cuando ya se ha pasado la hora
cuando me acuesto a dormir.